9 DE SEPTIEMBRE DE 1947: LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN CONVIRTIÓ EN LEY EL VOTO FEMENINO

Una multitud de mujeres se agolpó en las inmediaciones del Congreso de la Nación para exigir a los legisladores la aprobación la ley de sufragio femenino. La norma que garantizó el derecho al voto de las mujeres en nuestro país y cambió para siempre la historia política argentina, tuvo en Evita y las militantes peronistas sus tenaces impulsoras.

El 9 de septiembre de 1947, la Cámara de Diputados de la Nación convirtió en Ley el voto femenino. El Poder Ejecutivo presentó el proyecto, en el marco de una batería de más de cuarenta leyes que Juan Domingo Perón había anunciado dentro de la planificación estatal conocida como el Plan Quinquenal, pero el impulso se lo dieron las militantes peronistas encabezadas por Evita.

Hasta ese día, a partir de la Ley Sáenz Peña (1912), que estableció el voto secreto y obligatorio, los únicos habilitados para votar eran los hombres mayores de 18 años, nacidos en Argentina y residentes de las 14 provincias del país. Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, La Pampa, Chaco, Formosa y Misiones eran considerados territorios nacionales, y por lo tanto, no eligieron autoridades hasta 1951.

El 23 de septiembre de 1947, fue promulgada la Ley 13010, fue promulgada por el Ejecutivo convirtiéndose en un derecho que cambió para siempre el escenario político y social en la Argentina. Ese día, Evita, frente a una multitud de mujeres reunidas en la Plaza de mayo, pronunció uno de sus discursos más memorables. “Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos una larga historia de lucha, tropiezos y esperanzas. ¡Por eso hay en ella crispaciones de indignación, sombras de ocasos amenazadores, pero también, alegre despertar de auroras triunfales!…Y esto último, que traduce la victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional, sólo ha sido posible en el ambiente de justicia, de recuperación y de saneamiento de la Patria, que estimula e inspira la obra de gobierno del general Perón, líder del pueblo argentino”, decía la líder espiritual del movimiento nacional justicialista, celebrando aquél hecho político de enorme trascendencia.

El 11 de septiembre de 1951, las mujeres votaron por primera vez en la Argentina.