26 DE JULIO DE 1952: EVITA PASA A LA INMORTALIDAD

Se cumplen 70 años del paso a la eternidad María Eva Duarte de Perón, “Evita”, líder espiritual de los descamisados y del Movimiento Nacional Justicialista. Tenía 33 años de edad. El impacto de aquella trágica muerte, la magnitud de sus funerales, fueron únicos en la Historia Argentina. Se declaró Duelo Nacional por 30 días. Su figura llega hasta nuestros días convertida en mito, ejemplo y bandera de los que luchan y trabajan por un mundo mejor, más justo e igualitario.

El paso a la inmortalidad de la abanderada de los humildes sacudió a la sociedad argentina y sus funerales fueron un hecho inédito en la historia de nuestro país. Evita, como la inmortalizó el pueblo al que ella entregó su vida fue una figura central de la política de mediados del siglo pasado y trasciende hasta nuestros días. Su lucha por la reivindicación de los excluidos, en un país donde la pobreza y la miseria eran consideradas algo natural; su discurso encendido, de abierta confrontación con los poderes fácticos, principalmente la oligarquía dueña de la tierra y el poder, asociada a las potencias extranjeras en un modelo económico extractivista y colonial; su cuestionamiento a una sociedad que premiaba con las migajas de la caridad la pasividad de un pueblo sin derechos; y su defensa de los derechos de las mujeres, le granjearon el amor fervoroso de las amplias mayorías populares y el odio encarnizado de los sectores más encumbrados del país.


Aquél odio de una parte de la sociedad, llevó a que algunos escribieran “Viva el Cáncer” en las paredes. Se sabía que la esposa del presidente Perón sufría esa enfermedad, la que finalmente la llevó a la muerte el 26 de julio de 1952, a las 20:25 horas.

Había nacido el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires, como hija extramatrimonial del estanciero Juan Duarte y de Juana Ibarguren. Fue una actriz de renombre, fundadora de la Asociación Radial Argentina (ARA), de la cual fue elegida presidenta. En 1944 conoció a Juan Domingo Perón, a quien unió su destino para siempre, convirtiéndose en una de las mujeres más relevantes de la historia política argentina.

Hubo quienes celebraron su fallecimiento y, tiempo después, su cuerpo fue secuestrado y ultrajado.

Sin embargo, la enorme figura de Evita, aquella mujer rebelde de origen humilde, continuó creciendo con el tiempo y su legado trascendió las clases sociales y los límites geográficos, para erigirse en símbolo de lucha, rebeldía y revolución en distintas partes del mundo.

Hoy se cumplen 70 años de aquél momento en que Eva Duarte de Perón pasó a la inmortalidad para convertirse en mito, ejemplo y bandera de los que luchan y trabajan por un mundo mejor, más justo e igualitario.

Desde el Instituto de Formación Política del Partido Justicialista Distrito Entre Ríos, homenajeamos a la Jefa Espiritual de la Nación, eterna en la conciencia y el corazón de nuestro pueblo.